La forja de una estrategia

por Julián Segarra Esbrí

    Las Ordenes Militares se constituyeron en el mundo cristiano por monjes guerreros con la finalidad de combatir el islamismo. Esta concepción será la que conferirá el carácter de un personaje que para los historiadores aragoneses será mancillado de fragmentador del Reino Aragonés y para los valencianos y mallorquines como creador de sus señas de identidad, fueros, moneda, instituciones y territorio.

    D. Jaime I El Conquistador nace el 2 de febrero de 1208 en el Palacio de Montpellier y es conocido como el Rey de Aragón, de Mallorca y de Valencia, Conde de Barcelona y de Urgel y Señor de Montpellier.

    Cuentan las crónicas que al nacer su madre Dª. María de Montpellier encendió doce cirios con los nombres de los apóstoles y el que mantuvo durante más tiempo la llama fue el que tenía rotulado el nombre de Santiago Apóstol, en catalán antiguo, Jacme, San Jaime, dando así el nombre a su hijo.

Personaje del joven Rey D. Jaime I

    La inesperada muerte de su padre Pedro II en combate durante la batalla de Muret al sur de Tolosa (Francia) el 13 de septiembre de 1213 cuando tenía cinco años de edad, hizo que recibiese su primera educación en el Castillo Templario de Monzón, lo que propició un rey de carácter enérgico y gran personalidad guerrera, entremezclándose religiosidad y belicosidad.

Documento histórico sobre El Rey Jaume I

    Los valencianos nos lo imaginamos como un personaje de presencia caballeresca a lomos de su caballo; de su madre debió heredar una tez pálida y rubio pelo y de su padre la altura de estatura y unas grandes manos con la que asir su espada. Debió tener muy buena salud física para ser El Conquistador y poder vivir hasta el 26 de julio del año 1276, en definitiva, nos lo imaginamos como un personaje valiente y rebelde pero honesto, devoto y humano.[1]

    Derrotado el califa almohade Muhammad An-Nasir a consecuencia de la Batalla de Las Navas de Tolosa el 16 de julio de 1212, se produjo el hundimiento y la fragmentación del poder almohade, lo que propició el avance de las fronteras de los reinos cristianos tanto castellanos como aragoneses hacia el sur. En las Cortes de Tortosa de 28 abril de 1225 siendo obispo don Ponce de Torrellas, se decidió emprender la reconquista contra el Islam y se inició con el estrepitoso fracaso del sitio sobre Peñíscola.

    Peñíscola siempre fue y será un dominio estratégico junto al Mar Mediterráneo. Sobre una pequeña y rocosa península es un lugar inexpugnable, no en vano los fenicios la hicieron puerta de acceso a la Península Ibérica al sur del gran río íbero y trazaron un camino hacia Finisterre para trasladar el estaño de sus yacimientos. Para el lector curioso le diré que la mena más importante de estaño en el mundo pasa por debajo de las Islas Británicas en dirección al Océano Atlántico y de un giro de 360º aflora en la Cordillera Cantábrica. Pero como decía, esta fortaleza de la primitiva Chersoneso fue asedia durante dos meses sin éxito por las huestes el Rey Jaime I en 1225 debiendo retirarse.

    Ayudado por nobles catalanes y unos cuatrocientos caballeros aragoneses, en las Cortes de Barcelona reunidas el 21 diciembre 1228, se decide la conquista de las Islas Baleares como justificación política a la innegable necesidad de defender las costas catalanas del Islam. Tras varios meses de preparativos, la flota partió el 7 de septiembre de 1229 desde las costas tarraconenses de Salou y después de cinco días de navegación, desembarca en Santa Ponça, asediando Mallorca hasta su total ocupación y en 1231 la isla de Menorca pero con el Tratado de Capdepera el 17 de junio de 1231, convirtirá a la isla en protectorado con los regidores musulmanes menorquines y al no ser bien atendida su insistencia por repoblar aquellas tierras baleares, constituyose como un territorio de la Corona bajo el nombre de “regnum Maioricarum et insulae adyacentes”, éxitos de conquista que le animarán a continuar el avance por la península, iniciando el sitio de Morella como primera continuidad de la expansión territorial continental.

    La colaboración y fidelidad del noble don Blasco de Alagón, a quien nombrará lugarteniente, es decisiva para empezar el sitio a la ciudad de Morella, plaza fortificada cabeza en territorio musulmán valenciano. El crudo invierno de 1231-1232 desprovistos de agua y víveres al tener el abastecimiento cortado por los cristianos, los musulmanes de Morella se rinden el día 7 de enero de 1232, día de San Julián mártir, ante las tropas cristianas al mando de don Blasco de Alagón. La resistencia de Morella fue muy importante y el Rey Jaime I envió sus efectivos militares aragoneses de Teruel a Ares intentando y consiguiendo su conquista en día 8 de enero de 1232, no así en el espolón rocoso de Castellfort que resistirá valientemente hasta el 1 de agosto de 1237. Invitando a permutar el Castillo de Ares por el de Morella, don Blasco de Alagón no accede y el Rey le concede el lugar y su castillo.

    A sus 24 años, después de soportar el frío y duro invierno de Ares que sus anuales nevadas lo deja incomunicado y sin haber otorgado la Carta Puebla a Morella, se desplaza hacia el desierto de Alfama, a unas cinco leguas de Tortosa atravesando el Barranco de Givalcolla y llegando a Ca'n Roig para pernoctar en un lugar seco y árido junto a la Rambla Cervera con unas torres de vigilancia sin valor estratégico y que sus escasos vecinos no opusieron resistencia a su llegada. Cual su sorpresa al comprobar que en aquellas perdidas tierras, sus moradores, aparentemente desprovistos de agua y cultivando la vid y el olivo inexistente en Ares y Morella, se alimentaban con frutos y hortalizas frescas de la huerta.

Paraje del Molinar

    Felicitose por su buena acogida y por la cordialidad de sus gentes que le invitaron a conocer el lugar donde se recolectaban tan exquisitas verduras, acompañándolo al Paraje del Molinar. Allí pudo comprobar la existencia de otra torre de vigilancia junto a un manantial de aguas puras y cristalinas que en medio del barranco brotaba con fuerza en donde bebió y también su caballo. En sus inmediaciones el agua era retenida con grandes piedras en bloque taponando sus juntas con arcilla y desviando el agua a ambos lados del torrente, se regaban con una acequia unas pequeñas huertas en las que la tierra era sujetada con paredes de piedra seca, formando una especie de embalsamiento o presa que aprovechó el joven rey para un relajante baño. El agua sobrante de riego era conducida hasta un molino de grano en la margen izquierda de la cuenca del río en el que se aprovechaba su fuerza hidráulica para la molturación.

    Prendado quedose el Rey Jaime I por las maravillas mostradas en el delicado vergel y tanto reconocimiento vieron los lugareños por el ilustre visitante que lo acompañaron hasta el poblado cristiano de La Barcella que su abuelo el Rey Alfonso II cuarenta años antes les había otorgado carta de población, también por las Molas de Chert para conocer los orígenes de su primitivo asentamiento en la Mola Murada y reconocimiento del territorio, divisando la lejana línea del horizonte donde el mar y el cielo parecen juntarse, desde el delta del gran río íbero hasta las Islas Columbretes, desde el Montsiá hasta las Atalayas de Alcalá, toda una planicie llena de olivos y viñedos por la que siete años antes había galopado hacia la derrota en el sitio de Peñíscola que como una espina, permanecía clavada en su consciencia y amor propio.

Península Ibérica en 1212

    Viendo que el número de monjes guerreros en La Barcella unidos a sus fieles efectivos militares era insuficiente como para afrontar de nuevo la conquista de Peñíscola y sabiendo que si lo intentaba otra vez sus moradores se replegarían en su fortaleza como ya lo hicieron en 1225 y se resistirían en su ciudad amurallada del mar, abandonó el lugar de La Barcella hacia Tortosa en los límites territoriales bajo el dominio sarraceno para despachar con el Gran Maestre Frey Guillem de Cardona de la Orden de San Jorge de Alfama, fundada por su padre Pedro II de Aragón el 24 de septiembre de 1201, de cuya nobleza y valentía se había hecho hacedor en la conquista de Mallorca junto al Rey Jaime I.

    De los días pasados en Ca'n Roig y del fallido intento por conquistar Castellfort, obtuvo el monarca interesantes conclusiones sobre el carácter del mundo islámico y su peculiar idiosincrasia y cambiando su estrategia, reunirá 25000 infantes aragoneses y navarros con 2000 caballos e intentará la conquista de Burriana.

    Al año siguiente, en el día 16 de julio de 1233 el Rey Jaime I y tras dos meses de asedio, tomará Burriana y aislando los castillos árabes del norte al cortar el nexo de unión con Valencia, el enclave marítimo-rocoso de Banáskula se entrega sin lucha por capitulación en octubre del mismo año, aunque bajo los pactos que respetan las leyes y costumbres sarracenas por la imposibilidad de inmediato repoblamiento cristiano, haciendo su entrada el 22 de septiembre de 1234. Entonces fue cuando el Rey Jaume I comprendió su fracaso en el cerco a Peñíscola en 1225 cuando contaba con 17 años y si mil veces hubiese intentado conquistarla, mil veces hubiese fracasado porque en su lugar hay gran abundancia de agua dulce que brota en el interior de sus murallas, al lado en el Mar Mediterráneo, tiene su inagotable despensa y como cristiano educado por Maestres, nunca hubiese podido imaginar y entender el sentir del mundo islámico aprendido en los cortos días de estancia y convivencia en Ca'n Roig. El 28 de enero de 1251 les otorgará Carta Puebla, pero desposeerá a los árabes peñiscolanos de todas sus propiedades y bienes entregándoselos a los nuevos pobladores cristianos.

    Comprobado el buen resultado de esta estrategia psicológica, la volverá a repetir en Valencia cortando su unión con Al-Andalus intentando conquistar Cullera, en junio de 1235 colocará su ejército entre el castillo y el río Júcar pero como por las dificultades del terreno será necesario mucho tiempo, hombres y alimentos en un momento en que su abastecimiento es más bien escaso, ocupará la Torre de Silla, el Fuerte de Moncada, Museros, Torres-Torres y otras cercanas a Valencia y al tener al pueblo aislado psicológicamente con el resto del mundo árabe, reúne a las Cortes generales de Monzón el 28 de octubre de 1236 consiguiendo le concedan toda la ayuda necesaria, incluso del Papa Gregorio IX que califica a la acción con el carácter de cruzada, otorga una bula el 2 de febrero de 1237 y empieza a asediarla por El Puig el 22 de abril de 1238 hasta el 28 de septiembre del mismo año, en que el gobernador árabe Abul Djumayl Zayyan capituló ante el Rey Jaime I sin derramamiento de sangre del pueblo de Valencia cuando en señal de rendición, desplegaron sobre la muralla un lienzo en el que habían pintado las cuatro barras rojas de Aragón, haciendo su entrada oficial el 9 de octubre de 1238 convirtiendo la mezquita en catedral según promesa realizada en Lérida en 1235 y al no anexionar las tierras conquistadas ni al Reino de Aragón ni al Condado de Barcelona las convirtió en un nuevo reino, naciendo los valencianos como pueblo.

RusticArt

    Aprovechando el camino íbero, en alguna ocasión el Rey Jaime I viajó desde Peñíscola a Morella y viceversa, por la distancia geográfica de su situación, siempre pernoctaba en Ca'n Roig recordando la hospitalidad con que sus gentes le agasajaron la primera vez y las enseñanzas aprendidas durante los días de su convivencia. Con el tiempo, los emisarios reales hacían lo mismo y posteriormente los correos reales, al final los transeúntes y viandantes también pernoctaban en la Aldea de Anroig construyéndose posadas que con el paso de los años, la inmediación de la ruta y el aumento de viajeros se transformarán en hostales donde las diligencias y carruajes cambiaban de caballerías o aprovechaban para su descanso, así se ha conservado hasta la actualidad que con los modernos medios de comunicación las distancias kilométricas parecen acortarse y el viajero pasa rápidamente sin poder disfrutar del entorno ni saborear su historia.

Bibliografía.-

Carta puebla de La Barcella octubre 1192.

Carta puebla de Mas del Estellers 24 septiembre 1201.

Carta puebla de Ulldecona 3 abril 1222  para el castillo y su entorno.

Carta puebla de La Sénia 17 abril 1232.

Carta puebla de Morella 17 abril 1233.

Carta puebla de Burriana 1 noviembre 1233.

Carta puebla de Cálig 10 junio 1234.

Carta puebla de Traiguera 23 diciembre 1235.

Carta puebla de Cervera del Maestre 8 octubre 1235.

Carta puebla de Benicarló 14 junio 1236.

Carta puebla de Rosell 17 marzo 1237.

Carta puebla de Bojar y Fredes 15 marzo 1236.

Carta puebla de Sant Mateu 17 junio 1237.

Carta puebla de Castellfort agosto de 1275 que equivale a finales 1237 era hispana.

Carta puebla de Salzedella diciembre 1238.

Carta puebla de Catí 25 enero 1239.

Carta puebla de Albocácer 25 enero 1239.

Carta puebla de Benasal 3 enero 1239.

Carta puebla de Villafranca 25 enero 1239.

Carta puebla de Alcanar 28 febrero 1239.

Carta puebla de Carrascal 17 abril 1237.

Carta puebla de Vinaròs 29 septiembre 1241.

Carta puebla de Villafamés 30 agosto 1241.

Carta puebla de Ares 21 enero 1241.

Carta puebla de Culla 21 marzo 1243.

Carta puebla de Tírig 15 septiembre 1245.

Carta puebla de Villanueva de Alcolea 13 febrero 1245.

Carta puebla de Forcall 2 mayo 1246.

Carta puebla de Alcalá 7 marzo 1250.

Carta puebla de Peñíscola 28 enero 1250.

Carta puebla de Pobla de Benifazá 11 enero 1261.

Carta puebla de Vallibona noviembre 1271.

Carta puebla de Atzaneta 11 enero 1271.

Carta puebla de Villar de Canes 13 diciembre 1273.

Carta puebla de Vila-Real 20 febrero 1273.

Carta puebla de Ulldecona 12 abril 1273  para el asentamiento actual del pueblo.

Carta puebla de Torre Embesora 5 abril 1274.

Carta puebla de Santa Magdalena febrero 1287.

[1]Curiosidad histórica.-

     Cuando vemos la Reial Senyera, observamos un "rat penat" al final del asta, confusión debida a que el pueblo valenciano de Valencia nunca supo exactamente lo que llevaba aquel Rey Conquistador en su cabeza y asoció la imagen a lo que conocía, en este caso a un murciélago, cuando siempre fue un "drac alat".

© Copyright Lo Lleó del Maestrat - 2004

㉿ Musicright Manu - 2006

http://www.chert.org